Metáforas visuales

¿Una imagen que represente los valores de los que queremos nutrir el proyecto? Una imagen… Y es que se suele decir que una imagen vale más que mil palabras…

imagesÉsta sería mi imagen, porque representa a la perfección el título del proyecto: Would you like some lemonade? ¿Qué vemos en la imagen?

Limonada casera, hecha con nuestra manos, creada por nosotros. Crear algo para llegar a un fin: comunicarnos en inglés. (¡¡Aunque muchos alumnos quieren venderla a un precio muy alto!! Y estamos en crisis…). Y para aprender a hacerla, tenemos que trabajar juntos, implicando también a las familias.

Botellas recicladas, como las cosas que vamos a vender en nuestro “mercadillo a la americana”: cuentos que ya no vamos a leer, cosas que ya no vamos a usar o incluso pulseras hechas con gomas o con latas… Y para vender es necesario cooperar; todos vendemos y todos compramos.

Limones. Dicen que el color amarillo simboliza la energía, la felicidad, la diversión, la espontaneidad, la alegría, la innovación… Otro de los objetivos: divertirnos mientras aprendemos.

¿Un poco más de luz y claridad?

Captura de pantalla 2014-04-14 a la(s) 18.24.53

Pues sí… Una imagen vale más que mil palabras.

 

 

 

Un proyecto memorable, un sueño, una ficción…

Apagué la televisión, cansada de ver siempre lo mismo. No la volví a encender.

En mi camino al trabajo, pensaba en tópicos, estereotipos, cómo vemos y cómo nos ven. Al final, todo es mentira. ¿O es todo verdad?

Los ingleses, tomando el té con bombín y monóculo; los alemanes, bebiendo cerveza con trajes regionales; los franceses, con bigote y boina pintando un cuadro; los italianos, disfrazados de gondoleros y ligando; … ¿Y los españoles? De fiesta, bailando sevillanas, comiendo paella y tomando el sol. No es justo, pero es así.

En clase un capítulo de una serie americana para adolescentes. Otra vez la tele… ¡Vamos a hacerlo más real! Vamos a vender limonada, a hacer un “rastrillo” en el jardín de casa, a celebrar el Día de Acción de Gracias… ¡Vamos a vivir como ellos nos dicen que viven! ¿Vamos a “americanizarnos”?

Y dijeron que

ABP – Valoración de un proyecto

Bueno, pues ya hemos comenzado con el curso. Y hemos empezado fuerte…

En esta primera semana, tenemos que seleccionar un proyecto de ABP y valorarlo.

Yo me he decantado por Callejeros Literarios, un proyecto que siempre me ha gustado y me ha parecido muy interesante.

Aquí incluyo la valoración y análisis que he realizado del proyecto:

Además de esta actividad de valoración, debemos reflexionar sobre los pros y los contras del ABP y la instrucción directa; es decir, ABP vs. PPP.

En mi opinión, la mayor ventaja de la Instrucción Directa reside en la comodidad. Es posible que vivamos en un mundo en el que nos gusta tener todo hecho y donde impera la “ley del mínimo esfuerzo”. En muchos casos (y hablo tanto de profesores como de estudiantes) el más mínimo cambio en la forma de enseñar o aprender tiene como resultado un estado casi de pánico.

ABP vs PPP.001

En el caso del Aprendizaje Basado en Proyectos, sus ventajas más importantes son las relacionadas con los valores que intentamos inculcar en el alumnado: trabajo en equipo, colaboración, motivación, interés por aprender… Y los inconvenientes están muy relacionados con las ventajas de la Instrucción Directa: el miedo al cambio (a lo nuevo), el trabajo de motivación del alumnado (que no siempre es fácil aunque la actividad sea interesante y divertida), y el esfuerzo necesario.

ABP vs PPP.002

En conclusión, a mi entender no hay ninguna duda de la eficacia e idoneidad del ABP pero (por experiencia) en muchas ocasiones nos encontramos con barreras por parte de todos los agentes del entorno educativo.

En ocasiones ni los alumnos ni los profesores están dispuestos a cambiar su forma de enseñar o aprender, por motivos de comodidad o de miedo al cambio.

Algunos centros no proporcionan a los docentes o a los estudiantes los recursos necesarios para llevar a cabo este tipo de actividades.

Y, por último, en el caso de proyectos con Internet como vía de comunicación o información, algunas familias no ven con buenos ojos estas prácticas.

Ahora, nos toca trabajar para poder traspasar estas barreras.